viernes, 15 de enero de 2010

ORFANDAD



Me duele esta orfandad, Madre,

de año recién estrenado


en el que sólo te tuve un día y medio.


Y como una refugiada


me escondo en tus guantes


esperando que tus manos acojan las mías,


tan vacías,


tan solas y tan frías.


---


© Mar - Enero 2010

2 comentarios:

Narci dijo...

Preciosos, versos, Mar. Tu madre estará llorando de emoción allí donde estés, seguro que sí.

Un abrazo.
Narci

Mar dijo...

Un beso Narci, gracias por tus palabras.

Mar